Arturo Sáenz de la Calzada en el papel de "El fuego" del auto sacramental «La vida es sueño», de Calderón de la Barca, representado por La Barraca, con decorados de Benjamín Palencia