Clemente Bernad

Ante el umbral

Actividad: Conversación online entre Clemente Bernad y Jorge Moreno Andrés
Martes 21 de abril - 18:00 h / Aforo: 100 personas por orden de llegada
Enlace a zoom: Clemente Bernad y Jorge Moreno, “Ante el umbral”
Meeting ID: 976 2653 5653 / Password: 759478

La plaza sola (gris el aire,
negros los árboles, la tierra
manchada por la nieve),
parecía, no realidad, mas
copia triste sin realidad.
Entonces, ante el umbral,
dijiste: viviendo aquí serías
fantasma de ti mismo.

 

Limbo, Luis Cernuda

Desde que la pandemia se instaló en Madrid y obligó a la gente al confinamiento, el fotógrafo Clemente Bernad ha realizado a diario el mismo ritual: cruzar el umbral de su puerta, recorrer la ciudad, fotografiar lo que en ella encuentra y regresar a casa con imágenes del exterior. Esta práctica, que en un contexto normalizado no tendría mayor relevancia, se convierte en estos momentos en una especie de viaje al inframundo. Las calles que hoy transita Bernad no son las de ayer. Aunque parezcan las mismas, hay una atmósfera que ha transformado un ámbito familiar en un lugar extraño. Observamos esa extrañeza al ver espacios habitualmente llenos convertidos en zonas por completo vacías, como si el tiempo de una larga noche hubiera anidado en las entrañas de la ciudad y no la soltara. El fotógrafo camina entonces por paisajes conocidos como si estuviera pasando por un arrabal o un callejón oscuro, un territorio donde los límites y las distancias se desdibujan y se vuelven amenazantes. Es por eso que cruzarse con alguien bajo este estado de ánimo genera síntomas de sospecha y miedo, movimientos corporales hacia el repliegue o la huida. La ciudad convertida en umbral. En esta situación se huye o se deambula, pero nunca se pasea. Y deambulan aquellos que quedan cuando ya no queda nadie, los que viven arropados entre cartones, con las puertas de su rellano siempre abiertas. Cuerpos solitarios que en una urbe vacía recuerdan a los restos de un naufragio. Junto a esos cuerpos, los otros, los que flotan en el asfalto también sin destino, aquellos guantes que primero sirvieron para salvarnos de nosotros mismos y que ahora, abandonados y mutilados sobre las aceras, evocan a todos los cadáveres sin duelo que está dejando esta pandemia. El fotógrafo los examina con detenimiento, encontrando en ellos la forma precisa para representar un dolor que pueda ser visto y compartido… lejos de cifras y de números. Entre seres invisibles, enmascarados, deambulantes, abandonados vaga Clemente Bernad como un fantasma que merodea por esa especie de atmósfera o laguna estigia en la que ha quedado convertida la calle.

Un fotógrafo interroga al mundo preguntándose por sus apariencias en cada encuadre que hace, en cada foto que toma. Como el poeta, persigue una forma que atraviese la frontera de lo aparente para encontrar lugares desde donde divisar imágenes que, paradójicamente, nos permitan ver aquello que acontece y nos rodea, pero que no vemos (ahora menos que antes, constreñidos a permanecer dentro de nuestras casas). Esa ha sido justo la tarea de Bernad en el trabajo que aquí nos muestra: asomarnos al umbral. Sin embargo, volver del inframundo con la cámara llena de escenas que sirvan para orientarnos en la oscuridad es un trabajo doloroso del que con dificultad se sale indemne. Cuando regresa, cruzando las últimas calles de vuelta a casa, nadie le devuelve la mirada. Tiene entonces la tentación de buscarse en el espejo para confirmar su existencia. No es un espectro más, pero podría llegar a serlo. Se vislumbra y dispara la cámara sobre su propio cuerpo reflejado en los escaparates. El vacío le devuelve una versión deformada de sí mismo, un yo fantasmagórico, solitario, sin comunidad… algo que parece definir al sujeto que transita en estos días por una ciudad desolada.

Clemente Bernad. Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Fotografía, Cine y Vídeo por la Universitat de Barcelona (UCB) y diplomado en Estudios Avanzados de Sociología por la Universidad Pública de Navarra (UPNA), ejerce de fotógrafo y cineasta documental desde 1986, con un gran interés por las temáticas sociales y políticas de su contexto cultural más cercano. Entre sus series fotográficas destacan Jornaleros (1987-1992), Mujeres sin tierra (1994), Pobres de nosotros (1995), Canopus (2001), el libro y la película documental El sueño de Malika (2004), Basque chronicles (1987-2015), en torno al conflicto político de Euskal Herria y Donde habita el recuerdo (2003-en curso), sobre las exhumaciones de fosas de la guerra civil española, que incluye los documentales Morir de sueños y A sus muertos. En la actualidad trabaja sobre la presente situación sociopolítica y desarrolla su actividad como profesional independiente, en un amplio sentido del término.

Jorge Moreno Andrés. Antropólogo, fotógrafo y cineasta, es doctor en Antropología Social y Cultural con especialización en antropología de la imagen. Director del proyecto de investigación Mapas de Memoria de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), donde también es profesor, actualmente comisaría la exposición itinerante Las pequeñas cosas para esta Universidad. Es director artístico del Certamen internacional de cine documental sobre migración y exilio en México (CEME DOC). Entre sus publicaciones destaca El duelo revelado. La vida social de las fotografías familiares de las víctimas del franquismo (CSIC, 2018) que fue Premio Nacional de Edición Universitaria a la mejor monografía de arte y humanidades en el año 2019. Como fotógrafo y cineasta, ha realizado ensayos fotográficos como The Pig Slaughter (2013) o películas documentales como What Remains (2015).

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Reina Sofía, muestra fotográfica online, abril 2020
Comisariado: 
Jorge Moreno Andrés
Artista:

Clemente Bernad

Compartir